Bernie Sanders: ¿un candidato o un movimiento?

La semana pasada fue el lanzamiento de campaña de Bernie Sanders en Puerto Rico para las primarias del Partido Demócrata. Honestamente, no creo que hayan existido unas primarias como éstas, en cuanto a las emociones que ha provocado en los votantes.

Estas elecciones, en general, presentan una preocupación en términos de poder adquirido en todos los aspectos. Tenemos candidatos políticos que han adquirido su poder por sus lazos con la comunidad corporativa y políticos o celebridades con poder por su cobertura mediática. Esto evidencia la crisis social que vivimos hoy en día, puesto que el propósito inicial se esconde en el bombardeo de posturas cuya credibilidad es dudosa.

En el caso de Bernie Sanders, su propuesta ataca esta crisis general y se demuestra con el respaldo que ha logrado en su trayectoria como candidato y senador en el Congreso. Sanders tiene el espíritu que trastoca la fibra de la genuinidad, como en un tiempo lo hicieron los Founding Fathers de los Estados Unidos. Su plataforma se dirige a una práctica contraria de la que existe como, por ejemplo, trabajar para una economía justa. 

A pesar de que Sanders pertenezca a otra generación, ha recibido una gran acogida por parte de los jóvenes. Su candidatura representa los valores universales de la ciudadanía, lo cual hace que rompa con los obstáculos de: raza, género, religión, etc. La campaña electoral de Sanders apela a la clase trabajadora, no importando que sea inmigrante o ciudadano; unida para el bien común. En cambio Hillary Clinton, para tener respaldo de la comunidad latina lanzó como modo de campaña un artículo que se titulaba “7 ways Hillary Clinton is just like your abuela” (el título original que luego cambió a “7 things Hillary Clinton has in common with your abuela”). Lo cual se puede relacionar con el personaje del Tío Sam y no creo que con la reputación de esta imagen alguien quiera una abuela.

Existe la noción en Puerto Rico de: ¿por qué votar en las primarias?, si no se puede votar en las elecciones nacionales. Es totalmente entendible tener esta incógnita, puesto que es una hipocresía política. No obstante, para estas elecciones es pertinente por la situación actual de la Isla y como país se está haciendo tarde (si no es que ya) dirigirnos al anhelado desarrollo. Por primera vez, un candidato para la presidencia tiene una propuesta clara para Puerto Rico y no un mero argumento para cazar votos. En su página Web de la campaña, Sanders tiene un desglose de nuestra crisis económica y hasta una carta que le redactó al Secretario del Tesoro de los Estados Unidos pidiendo acción para el caso de la Isla.

El caso de Puerto Rico es el ejemplo perfecto de Sanders para criticar el papel de las casas acreditadoras y el mal uso de fondos públicos. Desde su silla en el Congreso, Sanders ha sido constante en combatir estás prácticas.

La realidad es que estamos en tiempos de cambio sistemático y estructural, y el hecho de que exista la posibilidad de un candidato con las convicciones que tiene Sanders lo reafirma. Existen comparaciones de Sanders y el ex-presidente Uruguayo, José Mujica, y en la historia de Estados Unidos es difícil sacar un político que se compare con uno latinoamericano. Como presidente latinoamericano, Mujica logró un reconocimiento mundial por su compromiso social que alcanzó levantar un país después de un régimen militar. Ambos abogan por una justicia social de manera humilde, en la cual el ciudadano se puede identificar.

Las primarias del Partido Demócrata se llevarán a cabo el 5 de junio y el último día para inscribirse es el 16 de abril. Para más información de la campaña pueden entrar a la página oficial de Bernie Sanders.

Related Posts

Recent Posts