Best of enemies: la nostalgia por un buen “pundit” show

WILLIAM BUCKLEY;GORE VIDAL

Los debates políticos, a pesar de que tienen el potencial de concientizar, de alguna manera caen bajo el renglón de entretenimiento televisivo. El documental Best of Enemies (2015) presenta esta asunción con la enemistad de dos de los grandes comentaristas en la historia de los Estado Unidos, Gore Vidal y William F. Buckley.

El documental se basa en los debates del 68’ que televisó la cadena ABC sobre las convenciones nacionales de ambos partidos, demócrata y republicano. Para ese tiempo, ABC no contaba con los recursos que tenían las demás cadenas de renombre (NBC, FOX y entre otras). La cobertura de las convenciones en ABC News constó con los debates entre Vidal y Buckley.

Vidal representaba la postura liberal y Buckley el lado conservador nacionalista. Ambos eran escritores reconocidos, Buckley por la publicación de su revista The National Review y Vidal por sus novelas como The City and the Pillar (1948) y Williwaw (1946). Los hombres eran opuestos totales: Buckley era la epítome del republicanismo conservador, mientras que Vidal (aunque nunca salió del closet) era un bon-vivant que escribía novelas tocando temas como el transsexualismo, por ejemplo. Más que nada, Buckley se sentía ofendido, casi a un nivel personal, por el liberalismo de Vidal y todo lo que representaba, mientras que Vidal veía a su oponente casi como un chiste.  

Con la ayuda de estos debates, ABC News presentó una manera no convencional de analizar las noticias. Vidal y Buckley representaron las opiniones de los tiempos y se adentraron a las preocupaciones reales de la sociedad en los Estados Unidos. Los debates trascendieron el mero comentario de política de gobierno y llegaron a presentar los dos bandos dominantes de ideología. Por esta razón, se veían como la batalla entre los liberalistas y los conservadores; una batalla que se convirtió sumamente personal, no tan solo para Vidal y Buckley, sino para sus espectadores también.

Después de ver el documental es difícil encontrar programas que se acerquen a la intensidad de los debates de Vidal y Buckley. Ambos entendían muy bien el poder que tiene el medio televisivo; por tal razón, verlos era sumamente revelador, pero simultáneamente entretenido. La realidad es que es raro presenciar esta calidad de debate hoy en día. La programación, además de limitarse a meramente entretener, se concentra alrededor del interés adquisitivo de la cadena y no en la real defensa de una ideología. También vemos como algunas cadenas solo se enfocan en solo un punto de vista, como por ejemplo Fox News y los ideales republicanos que tanto representan.

En Puerto Rico específicamente, las cadenas importantes cuentan con programas que lo único que aportan es al endormecimiento y desinformación de las masas. La mayoría de los programas constan de un panel de “expertos”, cuyos credenciales son cuestionables y cuyo enfoque principal es la chismería.

Best of Enemies definitivamente causa un sentimiento de nostalgia por esa calidad de programación que agoniza o murió.

Related Posts

Recent Posts