Butter Pecan, por Mono Camper: Entrevista a Ramón Ponce y Mario Negrón González

La semana pasada, Mono Camper (también conocido como Ramón Ponce), sacó su primer disco, Butter Pecan. Hace unos días, me senté con Ramón, y el productor del disco, Mario Negrón González, en el estudio Casa Fantasmes, para hablar sobre el proceso y las ideas detrás del disco. Pueden escuchar y comprar Butter Pecan aquí.

¿Cómo fue que surgió la idea de hacer este disco in the first place? ¿Cuándo empezaste a escribir las canciones?

Ramón: Inicialmente había venido a grabar aquí en el 2014, un EP de tres canciones. Nunca hice nada con él, pero seguí escribiendo canciones, y obviamente las quería grabar, montar y tocarlas. Hablé con Mario y empecé a venir con las primeras tres o cuatro canciones incompletas, entonces aquí en el estudio las íbamos montando poco a poco Mario y yo. Traje las ideas de las guitarras, básicamente, y los bajos. Y aquí, con el apoyo y el empuje de Mario, grabé las voces.

¿O sea que no llegaste con las canciones completas de por sí?

Mario: Bueno, Ramón llegaba con unas ideas bien refinadas, de las armonías y los voicings que quería usar en guitarra. Unas ideas bastante completas.

Ramón: Lo de guitarra estaba casi todo hecho, lo que faltaba mas bien era un arreglo, darle estructura a las canciones. Casi todas siguen en los mismos acordes, entonces los overdubs por encima dan la impresión de que cambia.

Mario: Pero tenías ya unas formas bastantes completas en tus canciones, y eso siempre se agradece desde un punto de vista de audio y como productor e ingeniero. Que tengas tus estructuras bien claras, tus voicings bien claros, tus tempos bien claros. Y tengas tus arreglos, y que uno tenga las contribuciones que puede hacer bien claras. Y eso hace el trabajo mucho más fácil y lleva a muy buenas ideas.

¿Ustedes dos tocaron casi todos los instrumentos, verdad?

Ramón: Todo el tiempo, excepto, en la canción “Entreríos/Corrientes”, que los muchachos de Warsaw (Ian, Angel y JJ) tocaron. Una vez vine aquí y Mario me enseñó algunas cosas que habían estado grabando, y dos o tres días después, volví para otra sesión, y los conocí. Les dije que vinieran a ayudarme a hacer una canción en vivo. O sea, trackear los instrumentos básicos (batería, guitarra, piano y bajo) en vivo, porque todo había sido a través de overdubs.

Mario: Era para tener otro sonido, otro tipo de atmósfera en el disco. En “Baronesa”, Ian tocó la batería. Y Angel hace como sound effects

Ramón: Todos los soniditos así extraños, los hacemos entre los cuatro. Laira Díaz (Los Manglers), Juan Antonio Arroyo (Woebe Guns, Fantasmes, Los Manglers) y Mario hicieron armonías en “Cola Champagne”.

Todavía no has tocado estas canciones en vivo. ¿Hay planes para eso?

Ramón: Sí, con esos mismos muchachos de Warsaw, especialmente con Ian y Angel, estamos viendo cuando empezamos a ensayar, para montar las canciones. El problema es que Jose está estudiando en Berklee. Pero estoy buscando alguien que toque piano, organo, teclado, y otro guitarrista que me ayude a…

Mario: …a rellenar.

¿Así que el nombre de Mono Camper surge con este proyecto en específico?

Ramón: Lo más difícil fue escoger un nombre. Desde el 2014 cuando había grabado esas tres canciones, nunca puse un nombre. Eventualmente le puse Fo, lo puse en Soundcloud y no le di mucha promoción. Este es más completo, nos esforzamos mucho más en hacerlo. Ahora quiero hacer algo, como poder tocarlo en vivo, a ver que sucede.

Pero nada, tenía una lista de más de 50 nombres. Eventualmente empecé a jugar con mi nombre: Ramón Ponce, anagramas. Usando anagram generators en internet. Apuntamos un montón de otros también, y así escogimos este.

¿Y el nombre del disco y las canciones?

Ramón: No es por ser abstracto. Por ejemplo, “Cola Champagne” se llamaba “Hawaiian Punch”, porque cuando la escribí, la línea de guitarra en el coro parecía una balada hawaiiana o algo así. Pero le quería dar un nombre en español, así que le puse “Cola Champagne”. “Scabies’s Blues” fue que me dio un rash bien extraño en la piel. Fui a donde la doctora, y me dijo, “Tienes que ir a un dermatologo, pero yo creo que eso es scabies”. Lo busqué y el tratamiento es como de seis meses y hay que tener cuidado porque se pega en todo y se le pega a la gente. Es bien difícil. La hice en esos dos o tres días que pensé que tenía scabies.

Mario: Estabas en cuarentena.

Baronesa

¿Y el título del disco como tal?

Ramón: Butter Pecan. Nada, cuando estábamos ya terminando, pasando los masters a un USB, Carla [Ramirez], Mario y yo estábamos hablando del nombre, y creo que fue Carla, no me acuerdo bien, alguien dijo, “Butter Pecan”. Por alguna razón cuando lo escuché pensé que le pegaba.

Mario: Es un disco dulce, no quiero decir digerible, pero es appetizing, y es colorido… Como un butter pecan pie.

Yo pensaba que era por el helado.

Ramón: También, sí. Para la carátula Carla y yo buscamos un montón de fotos de pecan pie y butter pecan ice cream, e hicimos un composite. Las pusimos todas en un collage, le cortamos un triángulo, e hicimos el kaleidoscope.

Mario: También es algo bien home-brewed el arte. Estás trabajándolo tú, haciéndolo tú.

Y eso también aplica a la decisión de ponerlo en Bandcamp, de no esperar algo más “formal”.

Ramón: Esta es la primera vez que saco un disco.

Desde los días de Fo.

Ramón: Jajaja, sí. No sé cómo llevar a cabo el proceso de sacar un CD, o vinilo o cassette. Y quizás a lo mejor poniéndolo ahí, y tocándolo por ahí, quizás se me dé la oportunidad de una manera u otra. O en algún momento aprendo como hacerlo. Pero quería ponerlo ahí para que la gente lo escuchara, mis amigos y mi familia, que llevan tanto tiempo escuchando sobre esto.

Mario: Ahora es más importante que la gente empiece a conocer que estas haciendo música y que tienes este disco, a que salga en un formato palpable. En el momento en el que tú vives es mucho más viable, ¿verdad? Es más instantáneo y eso es lo que esta generación aprecia, un grado de instantaneidad y poder escucharlo en cualquier momento, sin tener que depender de que esté en un objeto material.

Ramón: Y si hacía un CD o algo así y después no se vendía…

¿Cuáles otras cosas estabas escuchando, o cuáles fueron otros factores que te inspiraron a escribir las canciones?

Ramón: A mí me pasa mucho que es por periodos. Hay momentos en donde estoy escuchando música todo el tiempo. Durante la grabación, realmente no escuchaba nada. Pero antes, lo que me inspiró a escribir las canciones, escuchaba mucho the Band, the Beatles, un montón de Bob Dylan, Kurt Vile, Steve Gunn. Mucho pop, muchas canciones cortas, sencillas, catchy e inmediatas.

Related Posts

Recent Posts