“Casi no podía ni respirar”: crónica de una orgía queer

Ya van casi cuatro meses desde que María convirtió a Puerto Rico en una isla post apocalíptica. Pero igual, a pesar del eterno apagón, aguas contaminadas, tapones y gente yendose en masa, combatir el estrés pasó de ser un pasatiempo necesario a algo imprescindible.

A continuación, les dejamos una entrevista con un chico que decidió combatir el badtrip de María con posiblemente la manera más comunal y rudimentaria de descargar emociones, en especial cuando estamos hablando de lidiar dentro de un país en las pérdidas: una orgía.

¿Cómo te enteraste de este… evento?
Pues me enteré por que fui invitado. Hablando con esta pareja, de hecho, una pareja por Grindr, me mandaron un flyer. Empezamos a hablar y como que me tiré la de “¿Ah, ques la que?” Y básicamente me dijeron, “mano, si no tienes na que hacer, o si te apuntas.” Se llamaba Post-María Erotic Sex Relief Party.

Que nombre más cabrón. ¿Ésta fue tu primera orgía?
Yo nunca he estado en algo así, un planned orgy. Nunca había tenido alguna experiencia con eso. Pero, hablé con mi housemate que conocía a esa pareja y me dijo “¡Ahhhh! En verdad son super buena gente. Son super healthy, súper safe. En verdad te lo recomiendo. Si estamos hablando de orgías, esas son las más chilin que puedes ir, porque son unos amores.”

¿Fuiste solo?
Fui solo. Me imagino que tenían planta, porque habían abanicos. Fue bastante chilin. Nos dijeron “traigan munchies, que es 420 friendly, y hagan lo que vayan hacer.”

¿No hubieron drogas más hardcore?
No, fíjate. Y eso fue lo que me hizo decir “pues, ah, ok”. Porque a mi, usualmente, lo que tenía entendido de esos círculos, es que hay par de gente que pues… lo que hacen es fumar crack o meth para así estar chichando todo el día. Estar to’ junkiao chingando. Esos corillos son de una subcultura mayormente homosexual que es la P n’ P, que es party and play. O sea, eso es solo chichar en químicos y que se yo qué.

Así que éste fue pasto y ya. Eso suena súper chill.
Exacto. Fue un corillo con tantitas buenas vibras. O sea, era un corillito junto con la pareja (los anfitriones), súper atractiva los dos. Los dos me cayeron super bien, y más que tenían el voucher de mi housemate. Fueron los únicos dos con que yo había hablado.

So, entraste, y ya estaban…
Llegué al espacio y ya habían como dos o tres personas. Obviamente yo no los conocía, y más se veían no parte del mismo corillo. Se veían un poquito más…no se si serios. Se veían más “normal.”

De hecho, yo llegué temprano. Antes de eso me había dado un fili con unos panitas, y les dije “mira, ponme alante, que me invitaron pa una orgía… no se si ir.” Al final (del fili), en verdad me dije: “Pal carajo. Tíratela. Eso no se da siempre.” Ellos fueron las únicas personas que les dije sobre la orgía aparte de mi housemate.

Cuando llegué, estaban preparando piscoladas, con frutitas y eso. Conocí la pareja que me contactó, súper chévere. Hablé un ratito con ellos. Después me senté, un poquito awkward ahí en una silla solo, porque los demás yo no los conocía y yo me veía que no era parte de ese corillo. Así que me quedé ahí chiliando, quizás más alrededor de la pareja. Siempre traté de sentarme con ellos, cuando empezó a llegar más gente. Eramos como 6, y decidimos movernos pa’ la sala. Yo creo que no había ni alcohol. Y si hubo, había bien poco.

Pero nada, en una, yo también traje un poquito de weed, así que nos sentamos en un sofa y dos sillas. Estábamos todo el mundo con ropa, hablando mierda de lo de María, y fumando porritos.

Esto suena más como un get together que…
Sí. O sea, yo usualmente hubiera tenido más confianza, pero como no conocía a nadie ahí, yo como que me quedé, “pues, ok. Making small talk.” Pero a la misma vez sentía que par de miradas estaban hacia mi, y se sentía que ya se estaba… formándose. En una, el de la casa, pues, ok, ya empezó, se quitó la camisa, pues yo también. Y poco a poco cada uno se soltó. Primero, par estaban sin camisa, después yo me quité el pantalón. Los demás estaban en las sillas, cuando al fin uno se esnúo, y yo cogí el cue para esnuarme también. Pero no todos.

¿Había música?
Sí. Había musiquita. Había como esta de masajes, bien como chilin, tribal, pero chilin. It was ambient music. Era buena música pa’ eso. De hecho, la mayoría estuvimos desnudos, pero chilin, continuamos hablando, making small talk. Unos jugandose con el huevo pa’ que se vea… pues, presentable. Después, no se, lo que fue que hizo el trigger.

Exacto. ¿Como fue que explotó?
No me acuerdo mucho. Todos estábamos en círculo, y creo que fue la pareja que empezó. Pero no me acuerdo cual fue el punto crucial. Todos estábamos bien fumados. Pero en una, yo creo que empezó el sobeteo, así, a sus “vecinos”. Ahí fue que empezó, pues… *hace gestos con las manos*

¿La mogolla?
Una mogolla bien cabrón. A veces uno no podía ni respirar. O sea, está el sofá con par de gente. Algunos estaban más eager que otros, buscando bicho como si para poder respirar. Yo me mantuve sentado en el sofá, con gente encima, pero no de forma agresiva, si no, eran estos cuerpos, que pues, a veces uno tenía que salir a coger aire. Pero na, ya todo el mundo estaba desnudo metiéndole, y después llegó el último. No se si era medio caquito, o sea, era medio así… con flow. Con guille. Le chocó la mano a uno de los más que estaba duro ahí, sin decir mucho, se integró así, como que… plap.

Down to business, ¿ah?
Ajá. Rápido. Fíjate, algo interesante es que no hubo tanta penetración. De hecho, los únicos que estaban en esas fue la pareja. Me acuerdo, en un momento intenso en la primera fase, un blanquito medio average, fue el primero que se vino, y se fué.

¿Sin decirle nada a nadie?
Ajá, en un momento, pitchaera, no lo vi más. Después seguimos a un cuarto arriba, en una cama en el segundo piso. Todo el corillo nos fuimos al cuarto.

¿La segunda fase?
Exacto, phase two. Había fresquito y estaba todo chilin. Habíamos par en la cama, seguimos lo que estábamos haciendo, cuando se añadieron más y más gente, hasta que… plabs, rompimos la cama. Jajajjaja. Se rompió un poquito.

¿Y qué, les dio pavera eso?
En verdad que sí. Había un aire bien casual. Como que, nos reíamos, hacíamos chistes. No era como esto todo pornográfico, ni rolplay de macharran serio, whatever. Esto era más fun. Es que yo he estado en ocasiones donde me siento incómodo con la gente con ciertas actitudes… pero nada, cada uno tenía su foco. Se juntaban con los que más le gustaban, of course. Obviamente la parejita estaban mucho entre sí, pero también estaban con nosotros.

¿Como paró finalmente?
Pues fue un chain reaction en verdad. El último que llegó, hizo pues ya, pal carajo, “me voy a venir”, y de ahí yo también y los otros siguieron.

¿Así que se acabó cuando todo el mundo se vino?
Básicamente, pero not really. Es que también había toque de queda, es la cosa, a las 12:00am, así que todo el mundo se tenía que ir. Pero para mi eso es raro, porque para mi, hello, una orgía de esas es para seguirlo pa’ ya. O sea, uno puede venirse como 3 veces.

Pero nada, luego uno de los dueños (de la casa) dijo, “También hay duchas para los que se quieran bañar”. De hecho, curiosamente, el que estaba pa’ mi, se veía como de estos burragonsitos así caquitos, me dijo, “Ah, dame tu numero después”. Me tiró esa labia. Pero como vió que ya todos habíamos más o menos terminado, excepto la pareja que seguía chichando, of course, se fue, y pues yo fuí y me bañé. Cuando salí de la ducha me di cuenta que todo el mundo se había ido, y solo quedaba la pareja. Ya eran las 12:00, y como que no me iba a quedar ahí. Bueno, quizás me pude haber quedado si les preguntaba, pero tampoco iba a push it. Nada, me quedé hablando con ellos. Tenía más o menos el bellaqueo, como, “Diablo, en verdad quiero seguir“. Pa’ mi, venirme una vez, eso no era. Por eso es bueno con mucha gente, porque uno puede seguir. Igual, son hombres. Los hombres se vienen y ya, terminé, me voy.

¿Te has mantenido en contacto con alguno?
Not really. Uno me añadió por Facebook, eso sí. A veces por Grindr me mandan fueguitos, como si fueran pokes por Facebook, como para decirte que estas bien bueno. Los otros días me mandaron uno. Pero igual, no nos hemos vuelto a contactar de por sí. Pero algo me dice que no va a ser el único evento que van a hacer.

En general fue una experiencia súper buena, la energía que se formó ahí. De hecho, me acuerdo después de haberme venido, cuando me metí en la ducha, te juro que esa duchita me elevó tan y tan brutal, que me empecé a reir solo en la ducha.

¿Cómo en euforia?
Sí, un rush de euforia. Porque después de todo ese contacto, a veces era un poquito too much. Porque coño, no podías ni respirar por tanto bicho que hay. Estuvo cabrón (la ducha). Hasta mejor que una venida. Como que, coño. That was a lot.

Al fin y al cabo… ¿Lo recomendarías?
Pues sí, para quien quiera y el que pueda. Para esas cosas yo trato de ser lo más safe posible. Quizás safe no es la mejor palabra. Más bien responsable. Hay que ser responsable. Con eso… todo se puede.

Related Posts

Recent Posts