El duelo de cada cuatrienio

El domingo pasado se llevaron a cabo las primarias de los dos partidos políticos principales de la Isla. Y, honestamente, el nivel de ridiculez por parte de la política en este país, si es que se le puede llamar así, se siente como una tragicomedia. Es noción para una gran parte de la ciudadanía, que lo que se presenta como compromiso social por parte de un candidato político siempre concluye siendo en oportunismo empresarial. No falla, ha sido nuestra realidad cuatrienio tras cuatrienio.

Para respaldar la idea de que la política en Puerto Rico es un hazme reír, no hay más nada que ver el mensaje del candidato a la gobernación por el PPD, David Bernier, para Ricky Rosselló, quien es el candidato por el PNP. El video de Bernier regalándole una espada de esgrima a Ricky Rosselló, es una hipérbole de la batalla de estos dos partidos. Claro, una batalla fabricada para solo crear dos bandos adormecidos en una idiosincracia obsoleta.

No es cuestión de menospreciar su pasión por la esgrima, pero aunque quiera pensar que la política es un deporte (que en Puerto Rico se considera así); no estamos en las Olimpiadas. La situación actual de la Isla no se resuelve con un duelo, menos pensar que es una batalla entre dos partidos.

La contestación de Ricky Rosselló a Bernier fue: “Yo le voy a enviar a él, también…eh…unos tenis, usados míos azules para que sepa lo que es caminar por Puerto Rico”. Si por caminar Ricky se refiere a trabajar por un “mejor” Puerto Rico, esto es de nuevo un lema populista que se ha usado anteriormente; un plagio de su padre quizás. Lo que refuerza la dinámica infantil bipartidista de Puerto Rico. Apuesto a que Ricky no caminó con esos tenis azules por todas las escuelas cerradas, probablemente sí caminó por Condado o algún resort en Dorado.

El duelo bipartidista es una estrategia para desviarnos del problema real, la Junta de Control Fiscal. La polémica del estatus político ya no es nuestro problema primordial, Puerto Rico es de inversionistas. No es ni de nosotros, ni de Estados Unidos. Sí estuvimos expuestos a esta realidad por nuestra situación colonial, pero actualmente sobrepasa esta idea. La complejidad de la situación es una que no se puede resolver con politiquería, se necesita más que metáforas que denotan el bipartidismo fanático (deporte) o lemas populistas baratos. Se puede comenzar con promover la inversión local, competir con estas entidades foráneas. Será un duelo de décadas, pero no de cuatrienio en cuatrienio para terminar en el mismo lugar.

Related Posts

Recent Posts