Jon Tamarind: músico ermitaño

Entrar al Soundcloud de Jon Tamarind por primera vez puede ser un poco confuso. Fue hace menos de un año que empezó a subir diferentes sencillos, todos siguiendo diferentes líneas de géneros musicales; brincando desde 90s alternative-like, electrónica chill-wave, hasta samba y tropicalia tradicional, tal como si pertenecieran a diferentes discos, o etapas, o hasta bandas diferentes ya formadas. Jon Tamarind trabaja solo, y lo ha hecho por años por debajo de cualquier radar musical independiente (excepto sus panas y otros músicos) y mucho menos del mainstream. Su página de Soundcloud es testimonio de uno de los músicos más talentosos que quizás nunca hayas escuchado.

Al conversar con Jon, me explica que todas las canciones son parte de dos discos enteros diferentes, cuya mayoría ya están grabadas, pero hay algunas que todavía tiene que masterizar o cambiarlas un poco. Por ejemplo “Alone”, tema al estilo Pet Sounds de The Beach Boys, el cual encuentra que le quedó “demasiado depresivo; en verdad la quiero cambiar.” Su paciencia y meticulosidad, mezcladas con sacar canciones de dos álbumes diferentes, nos demuestra un método no muy convencional que digamos, pero sí uno que sigue a la perfección con la metodología D.I.Y. “It’s a puzzle,” me dice, “pero la razón por la que tiré esos singles, is because they’re done. They’re ready. No son como demos de me messing around. They’re the final, final version. Ready to come out to the world.

La confianza que tiene Jon en la calidad de su material parece ser su motivación para lanzar sus canciones individualmente. Pero al escucharlas por uno mismo y poder apreciar la calidad de sonido de cada uno de sus tracks, éste detalle se vuelve sumamente impresionante, ya que todas fueron grabadas en su antiguo cuarto en la casa de su madre en Arecibo. “En el campo no hay tanto ruido como en la ciudad. Desafortunadamente donde vivo (en La Metro), hay un bebé por un lado, y un perro por el otro… así que por eso tengo un espacio gigantesco en casa de mami. Más que hay un upright piano, bongos, todo lo que necesito. Puedo mezclar géneros y hacer lo que sea.” La cuestión es que Jon trabaja como editor de video y camarógrafo, así que naturalmente se le hace familiar el editar audio. Al preguntarle si alguna vez quisiera grabar en un estudio,“Tú sabes que, I’m fine with where I’m at. I’m happy with it.”

Jon no recuerda un momento en el cual no haya hecho música. Su primer proyecto se llamaba Stigmata, banda de shoegaze cuando recién estaba en escuela superior para eso de los 90. Luego formó parte de Matotumba, banda experimental que mezcla post-punk, noise, new wave, dance y electrónica, y que todavía tocan hasta el día de hoy. Para eso del 2006, Jon decidió marcharse de la banda y hacer música solo, prefiriendo trabajar por su cuenta en su cuarto. “I work best alone. I’m not an asshole, but I feel safe to do my shit when I’m by myself.” No ha estado en ninguna otra banda desde eso.

El primer fruto de su método ermitaño, titulado “Mamitabiscochito”, parece una balada dentro de una nébula espacial tropical. “Algo sensual, I don’t know”, dice Jon, al preguntarle sobre el flow de la canción. “I like Prince. Algo así de lusty. Últimamente I’ve been listening to Prince a lot, y leyendo las letras de él and realizing how intense they were… Por lo menos las letras, los arrangements, eso es otro mundo aparte.” La influencia de Prince se vuelve aparente, tanto en sus letras como en su musicalidad, pero es la versatilidad de Prince lo que quizás encaje mejor en la comparación. “Definitely, cuz he could sway between funk and R&B. You could listen to some of his songs today and be like, eso lo sacó un grupo de ahora, pero no.

Ésto nos lleva a las dos canciones más recientes que subió a su página hace unas semanas atrás, “Yo no sé” y “Melatonina” que acompañarán a “Mamitabiscochito” en un mismo álbum, y cuales también pueden bien tratarse de otra banda totalmente diferente a las otras canciones en su página. “Yo no sé” es para todos los efectos una samba tradicional, pero al ser cantada en español y con solos de guitarras mediante efectos análogos, le da una tonalidad indiscutiblemente contemporánea. “Melatonina” también le da un saludo a la tropicalia vintage, pero si ésta se hubiese metido una gota de ácido dentro del sueño de un unicornio.

“Mi madre, she always used to listen to samba. She had a whole bunch of records de Verve, la casa disquera Verve, que eso es samba, cosas así de Brasil. Ella ponía esas cosas, o ponía… I don’t know, stuff from New York dance music, Whitney Houston y cosas así.”

Jon nació en la ciudad de Nueva York, pero por papelones familiares, su madre tuvo que escapar con él para Puerto Rico; lo cual explica su Spanglish, al igual que su acento nuyorquino cuando habla inglés. Pero a las vez, no es coincidencia que las tres canciones con títulos en español (“Melatonina” es instrumental) vayan juntas, ya que por razones de coherencia lingüística, decidió sacar un disco en español y el otro en inglés. Considerando su descendencia, su decisión parece más un entendimiento cultural de lo que amerita la canción más que la conveniencia de lenguaje. “Es más cohesive que si hubiese sacado las de español con las de inglés. Pero, I didn’t have to”.

Aquí finalmente entramos a la versatilidad del resto de las canciones, cuales no solo se apartan de sus más recientes tracks por ser en inglés, pero también por la variedad en género musical, hasta entre sí mismas. Pero lo más notable tiene que ser su voz, lo cual cambia naturalmente al estilo o género que la canción pida. “Go On”, “Wanker’s Call” y “FML” (una adorable pero pavera de canción) son influenciadas por bandas desde Violent Femmes hasta Ween. “Esos si tú los escuchas, cambian su estilo de canción en canción bien absurdamente. ‘FML’ es algo así”. Al igual que su Soundcloud entero.

En cuanto al acto de grabar en sí, Jon no se preocupa mucho por ser demasiado fiel a sus influencias. “When I’m making a song, I’m not thinking any of that. I just do what I do and get it out.” Su proceso entonces nos ha brindado una serie de sencillos de lo que parecen ser parte de una gama entera de versatilidad musical, sacadas al mundo con la inevitabilidad de un parto. Espero pronto escuchar sus acompañantes, como parte de dos álbumes que realmente prometen.

Related Posts

Recent Posts