La inmigración llegó a la tele, ¿cuánto durará?

Master of None

Obviamente, el tema de la inmigración es uno caliente ahora mismo. Con todo lo que ha salido de estas elecciones estadounidenses, ese es uno de los más sobresalientes, ya sea por el supuesto muro, los terroristas de ISIS supuestamente escondidos a través del país, y todas las otras mamarrachadas que han salido de la boca de Trump. Pero, en estos últimos años bajo la administración de Obama, la televisión ha tomado una dirección completamente opuesta.

Desde alrededor del 2014-15, hemos visto varios programas que han hecho esfuerzos en presentar más variedad racial, más que nunca antes, ya sean Black-ish, Empire, Atlanta o casi todos los shows de Shonda Rhimes. Pero también hemos visto muchos programas que hablan directamente sobre la experiencia de una familia inmigrante, especialmente en los networks más grandes. La programación de cable TV siempre ha tenido la tendencia de ser un poco más niche; canales como HBO se pueden tomar riesgos que muchas veces los networks no se atreven a tomar.

En el 2015, Deadline publicó un artículo llamado Pilots 2015: The Year of Ethnic Castings, que llevó a sendo backlash de parte de otros escritores y gente involucrada en el mundo de la televisión. Aunque este artículo se concentra más en que hubo una ola de muchos actores negros recibiendo roles que originalmente estaban escritos para blancos, o que no tenían designación racial inicialmente, también habla un poco de lo mucho que ha variado el panorama en la tele.

El problema se presenta en que la autora entra en toda una discusión de que ahora nos hemos ido en la dirección opuesta, pero igual de estricta que antes. En un momento, hasta dice, “Trying to duplicate those [all black cast] series’ success by mirroring the ethnicity of their leads is a dubious proposition”, implicando que muchos de estos actores se les han dado estos papeles por aquello de llenar una cuota (algo que también menciona en el artículo).

En la serie Master of None, creada y protagonizada por Anziz Ansari, hay un episodio que sobresale al pensar en todo esto: “Indians on TV”. Master of None ha sido aplaudido por ser uno de los pocos programas con dos personajes principales asiáticos (indio y taiwanés), y que tienen interés romántico y sexual, además de por su calidad como programa en sí.

Aunque me gustaron casi todos los episodios, pienso que “Indians on TV” es el más contundente, ya que presenta y confronta los estereotipos que Ansari y otros actores indios llevan enfrentando desde el siglo pasado. El episodio comienza con un montage que básicamente dice, “Shots fired”. Vemos una serie de imágenes de actores blancos en brownface, incluyendo a Fisher Stevens en Short Circuit, Mike Myers en The Love Guru y el anuncio horrible en el cual Ashton Kutcher no solo usa brownface, también hace el peor acento indio que has escuchado en tu vida.

El episodio también presenta a los personajes de Ansari (Dev, también actor) y otro actor indio llamado Ravi yendo a audiciones en dondes les piden que hagan acentos clichosos. Eso los lleva a una discusión sobre cuánto están dispuestos a sell out por poder conseguir papeles. Dev y Ravi caen en una situación en donde ambos consiguen roles en una comedia de network pero, a Dev le llega un email sin querer en donde los ejecutivos hacen chistes raciales y dicen que no puede haber dos en una misma serie, mucho menos de protagonistas. Dev y Ravi terminan cargando con la conciencia de lo que pueden hacer por todos los actores en su situación.

short_circuit2

Aunque no vean la serie completa, les recomiendo altamente este episodio y el episodio “Parents,” en donde los padres reales de Ansari actúan, y presenta una buena examinación de cómo los hijos de inmigrantes se relacionan con sus padres.  

Claro, Master of None se presenta via Netflix, y por ende Ansari tiene muchas libertades que no tendría en un NBC o CBS. Pero en particular he estado pensando mucho en Fresh off the Boat (ABC) y Jane the Virgin (CW), como ejemplos de cómo las historias de familias inmigrantes se han presentado en la tele mainstream.

Fresh off the Boat comenzó en el 2015, y se basa en las memorias de Eddie Huang, mejor conocido por ser chef. Pero el programa como tal se concentra en el 1995, cuando la familia Huang se mudó de Washington, DC a Orlando, Florida. Es interesante ver cómo, además de que los padres y abuela de Huang son inmigrantes de Taiwán, hasta sus hijos nacidos en los Estados Unidos tienen que adaptarse de vivir en un Chinatown, rodeados de otros asiáticos, a la blancura de Orlando.

El padre de Eddie, Louis, muda a su familia a este anti-paraíso para establecer el restaurante de sus sueños: un steakhouse inspirado en el wild west. O sea, Louis ama la cultura americana, y simplemente quiere ser parte de ella. Eddie está fascinado con otro aspecto de la cultura americana: es fanático del hip-hop, y a cada rato vemos como su amor por Biggie choca con los gustos de sus nuevos amigos blancos. Jessica, la madre de Eddie y sus hermanos, todavía mantiene un lazo a la tradición taiwanesa, y aunque quiere adaptarse y que sus hijos tengan una buena vida, no quiere que pierdan su herencia cultural.

Aunque se le ha dado mucha atención a Fresh off the Boat por ser la primera serie americana en utilizar a una familia asiática como personajes principales, desde el intento fallido de American Girl, protagonizada por Margaret Cho; el Eddie Huang real no está para nada feliz con como su memoir se ha adaptado para la serie. Pero, él mismo admite que también tiene su valor en presentar a una familia taiwanesa en network TV. Sí, la serie a veces está en la línea entre honesta y un poco racista, pero por lo general logra evitar los clichés, y en varias de las tramas, el hecho de que Eddie sea taiwanés-americano ni entra en la ecuación.

freshofftheboat2x08garfieldithinknottshirt

La abuela de Eddie obviamente entiende inglés, pero solamente habla en mandarín (lo cual subtitulan). Muchas veces sacan chistes de ella escuchar hip-hop con Eddie, y otras cosas de esa naturaleza, pero es el personaje más “tradicional” en la serie. Esto lo comparte con Jane the Virgin, en donde la abuela de Jane también entiende inglés, pero solo habla en español.

Jane es una serie interesante, por varias razones. Sí, todos recordamos el “latino explosion” de los 90, protagonizado por Ricky Martin y JLo, y hemos visto varios personajes latinos en la televisión (muchos clichosos, pocos no). Pero esta serie (la cual comenzó en el 2014) se basa en una telenovela venezolana, y por lo menos en mi opinión, utiliza el formato mil veces mejor de lo que lo hizo Ugly Betty (aunque hablando claro, no he visto casi nada de esa).

Jane toma lugar en Miami, y ya aquí llegamos al primer anti-cliché. Obviamente, dada la fuente del material, la familia Villanueva son venezolanos, no cubanos. También vemos una representación de lo que significa el catolicismo para varias generaciones de Latinos, y las diferencias en creencias. Desde chiquita, la abuela de Jane le explica porque tiene que mantenerse virgen, mientras que la madre de Jane, Xiomara, la tuvo cuando era teenager, y a cada rato presiona a Jane a que tenga sexo y ya. Jane también es escritora, y utiliza mucha de su herencia cultural, en especial la historia de su abuela, como inspiración.

Mayormente, la serie es una parodia de las telenovelas, pero hecha de una manera bastante interesante, y entretenida. Nunca me han gustado las novelas (fuera de las clásicas de Thalia, obvio), pero me gusta ver como Jane utiliza el formato para muchas veces sacarle una comedia inteligente. Jaime Camil, famoso en las telenovelas mexicanas, hace el papel de Rogelio, el padre de Jane, y un egomaniaco estrella de una telenovela. Además de que me encanta que usen un actor “auténtico” para este rol, también en la temporada más reciente, vemos los esfuerzos de Rogelio a integrarse al entretenimiento americano, en vez de solo actuar en novelas, o hacer de papeles específicamente escritos para latinos con acentos. También, es un gran actor de comedia, y sus intentos de hacer un acento americano están pavera.

Ivonne Coll, que hace de la abuela, Alba, es de aquí, y hasta fue Miss Puerto Rico en el 1967. Su resumé no tiende a lo latino tanto como el de Camil, pero sí hace un papel perfecto como abuela latina. Me recuerda mucho a mi abuela, y como aún sabiendo que no soy religiosa para nada, no la previene de siempre tirarme un poco de religión, con las mejores intenciones. En una temporada previa, hubo un storyline en el cual Alba estaba preocupada por ser deportada; resulta que no es ciudadana americana, y lleva todo su tiempo en Miami tratando de evadir ser descubierta.

El caso de Alba me lleva a mi punto inicial: si bajo la administración de Obama hemos visto tantas representaciones nuevas en la televisión network, ¿qué será de estos programas en los años que vienen ahora? Obviamente hay muchos americanos que no quieren saber nada de los inmigrantes, sean de donde sean, y me pregunto cómo eso se va a reflejar en la tele, el medio que más representa la cultura americana del momento.  

Related Posts

Recent Posts