La segunda temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt hace un breakthrough

Desde sus primeros episodios, Unbreakable Kimmy Schmidt, serie original de Netflix, se convirtió en uno de mis programas favoritos. Pero la segunda temporada, que salió hace poco, ha sido una súper mejoría. Tina Fey, una de las creadoras, parece estar tomando una dirección más parecida a la de su serie anterior, 30 Rock, y metiendo los más chistes por minuto posible, pero a la vez profundizando los temas y personajes a un nivel más humano.

En la primera temporada, Kimmy y todos los otros personajes eran casi cartoons, y aunque habían momentos emocionales, la serie se quedaba más bien en el campo de la comedia, que puede resultar más cómodo. Sabíamos sobre el pasado de Kimmy, pero solo lo necesario; la idea principal de la serie es que ella es una mujer que acaba de salir de estar encerrada en un bunker con tres otras mujeres por 15 años, estilo Ariel Castro. Veíamos las aventuras de ella y su roommate, Titus (que sigue siendo mi personaje favorito), pero no aprendíamos tanto de ellos. En esta nueva temporada, vemos como ambos van creciendo, y por ende aprendemos sobre sus respectivos pasados. Kimmy comienza a consultar con una terapista, interpretada excelentemente por Tina Fey, y Titus encuentra el amor. Hasta los personajes secundarios son más profundos, en especial la landlord  de Kimmy y Titus, Lillian, cuya trama trae a colación el gentrification de Nueva York.

unbreakable

El Nueva York de Unbreakable es uno bizarro y paródico, pero en esta segunda temporada, la serie utiliza a Lillian como portavoz del Nueva York que tanto se realza hoy en día: cuando el crimen era rampante, la renta era barata y todo era más “divertido”. Es una historia trillada ya, pero Unbreakable logra hablar del tema en una manera que no me hace automáticamente aburrirme con otra conversación más sobre el gentrification, tema que es tan popular, y muchas veces pretencioso e hipócrita, últimamente. Lillian es en ciertos modos una burla de la gente mayor en Nueva York que no hablan más de que extrañan los good old days, pero debajo de los chistes, sí hay verdades que todos ya sabemos. Pero se nota que Fey y los otros escritores saben exactamente cuanto reírse de ellos mismos, y este tipo de personaje. Unbreakable también sabe utilizar la trama de Lillian como manera de resaltar e interactuar con la trama de Kimmy. Por ejemplo, en un episodio, Kimmy intenta aprender a dejarse sentir rabia, algo que siempre ha bloqueado, y busca ayuda de Lillian, cuya rabia sobre lo que está pasando en su vecindario es lo que la guía.

En la primera temporada, habían elementos e ideas que aparecían a través de los episodios, pero en esta segunda, hay más arcos, y cambios en los personajes. Kimmy y su terapista hablan a menudo de tener breakthroughs, y se puede decir que esto están haciendo los creadores.    

Related Posts

Recent Posts