Por mujeres como tú… hay conejos malos como yo

¿Alguien se ha preguntado en qué consiste realmente el lloriqueo del trap boricua? Es innegable que fuera del romantiqueo explícito, las balas y el maleanteo, gran parte de este género consiste en el desamor. Para los hombres “calle” (y los que se creen “calle”), lidiar con un corazón roto equivale a un comportamiento bien específico; el emborracharse hasta las tetas, las percos, el estar con la mayor cantidad de mujeres posible, vaciar paquetes de uno en el putero, al igual que el stash de cripi con huele mil blones. En otras palabras, es la mujer la causante del hijoeputismo masculino, y he aquí mis anormalidades para probarlo.

Uno no tiene que buscar mucho más allá que escuchar “Soy peor” de Bad Bunny, para saber en qué consiste tal línea de pensamiento. En ésta, el conejo malo nos canta el porqué actúa como actúa después de dejarse de su novia. Pero en vez de irse a lo personal o introspectivo, el BB se va con desglosar todas las piezas que constituyen la masculinidad puertorriqueña del siglo XXI en general.

Básicamente, Bad Bunny es el Tito Rojas de nuestra generación.

Me refiero a la canción “Por mujeres como tú” del Gallo Salsero, en la cual también excusa su comportamiento destructivo con la mujer que ama, y que a su vez, se ha convertido en el himno emblemático de cocolos alcohólicos hasta el día de hoy. Ésta dice:

“Por mujeres como tú, amor
Hay hombres como yo
Que se pueden perder en el alcohol
Por una decepción

Estoy estacionado en los fracasos
Y hoy voy a remediar la situación
Será que siempre he dado demasiado
Y en el exceso siempre salgo dañado”

Como pueden apreciar, tirarle los “veinte” a la mujer cuando se trata de excusar comportamientos masculinos destructivos, quizás es la característica inter-generacional por excelencia.

Pero, la manera en que Bad Bunny adapta este discurso dentro de la macharranería, no puede ser más diferente. Mientras que Tito Rojas culpa a la mujer por ser mujer y hacer que él se auto destruya, Bad Bunny culpa a la mujer por creerse todas las narrativas del hijueputismo masculino y adjudicar dichos comportamientos a él, pero a la vez, admitir que él los conoce muy bien. La canción dice:

“Para celebrar que ya no estas tú para especular
Y joderme por todos los culos que tengo en el celular
[…]
Hoy se la bebe y se sale
Ser un infiel ya de nada vale
Por mujeres como tú es que dicen, que todos los hombres somos iguales
Si no me conoces no me señales
Ya yo me conozco tus males”

Básicamente, lo que el BB le está tratando de dejar saber a su ex es que él siempre ha asumido comportamientos de un hijueputa, como el estar con muchas mujeres, pero después de lo que asumo fue un momento de intensa autorreflexión, él llegó a la conclusión que él solo quería estar con ella; continuar ser un “hijueputa”, pero fiel. Bad Bunny entonces tiene la audacidad de reformar el hijueputismo masculino puertorriqueño, denegando uno de sus más grandes pilares; el pegar cuernos.

El lamento de la canción es precisamente que la ex de Bad Bunny no pudo entender el concepto de ser un hijoeputa sin la infidelidad. Entonces, es la macharranería y el hijueputismo masculino el que realmente tiene la culpa de su desamor, pero sólo porque ELLA no pudo aceptar que Bad Bunny haya trascendido su significado.

Como Tito Rojas, Bad Bunny adopta la frase de “mujeres como tú”, pero no para excusar su comportamiento, si no más bien para desenmascarar la masculinidad, sin filtro. Por lo tanto, el “ser peor” significa él volver a la definición original de ser un hijueputa, con todas sus connotaciones que ella ya tenía en su cabeza… a la máxima potencia.

Por otro lado, ¿uno puede realmente culpar a la ex de Bad Bunny por no creer en su trascendencia? ¿El ser un hijoeputa, pero fiel? La verdad es que está dificil. Quizás desatar la infidelidad del hijoeputismo es todavía algo demasiado inconcebible.    

Related Posts

Recent Posts