Yo vivo en donde tú vacacionas: la patria en el deporte

Cada vez que Puerto Rico es representado en un deporte a nivel internacional, la noción de patria aparece. La incongruente realidad de que para algunas circunstancias sí somos una nación con una identidad incuestionable.

Desde la imagen emblemática de Carlos Arroyo agitando su camisa en el juego olímpico contra Estados Unidos, el “Puigñeta” de Mónica Puig cuando nos trajo la medalla de oro y ahora #LosRubios en el Clásico Mundial de Béisbol (y obviamente nuestras reinas en Miss Universe). Esto es un canal para que ese sentido de orgullo de ser boricua salga. El fenómeno de identidad boricua por conveniencia, o la única herramienta de expresar nacionalismo sin tener “represalias” políticas. Dónde momentáneamente somos una nación unida.

Es una idea flotante que solo se apropia cuando se trata del deporte o cuando ideológicamente eres un nacionalista. Así que no perdamos el ánimo, vamo’ arriba pueblo boricua. ¿Cómo se traslada ese fervor al juego de la identidad primordial? La que escasea en la mayoría de la ciudadanía puertorriqueña; la identidad de pertenecer. Considerando nuestra situación colonial, sabemos que tal tema nos lleva a una constante disputa entre ideologías trilladas.

El viernes pasado, jugó Estados Unidos contra Puerto Rico, donde el equipo boricua nuevamente demostró su superioridad. Varios memes salieron de cómo los estadistas reaccionarían ante el duelo entre puertorriqueños en contra de la nación de la cual anhelan ser parte. El jaque ideológico que causa tal paradoja, nos demuestra que para muchos de los puertorriqueños, la puertorriqueñidad es solo una idea inmaterial. Un “sentimiento” más que una connotación práctica.

Se defiende más la idea de ser boricua que la acción en sí. Es decir, yo en teoría soy boricua pero en la práctica no sé. Nadie queda absuelto de este padecimiento casi patológico que sufrimos los puertorriqueños. Nuestra cultura es diversa y nos hemos creído lo mismo que se le vende a los turistas cuando visitan la Isla. Nos vivimos el imaginario que nos han impuesto. El maldito #ILiveWhereYouVacation; si eres boricua y utilizas esta desfachatez y falta de respeto, por favor reevalúa tu amor propio. Básicamente es afirmar que Puerto Rico es un paraíso/hotel adueñado por los Estado Unidos, en donde nosotros solo podemos rentar un cuarto de una cama con un cupón de Gustazo y sentirse orgulloso.

Tenemos una Junta de Control Fiscal que básicamente está  “enseñándonos” cómo correr un país. Y, desde un punto conservador y casi como un achiqui mangue, me paso fantaseando con la idea de que van a limpiar la Legislatura. Pero es solo una paja mental, por qué la JCF es igual de corrupta e ilegal. Imagínese que desmadre tenemos, casi inexistente la identidad como nación y un Gobierno que nos deleita con los mejores dramones y papelones a diario. La victoria de #LosRubios sí es para pelos y se nos infla el pecho pero, ¿la victoria de tener nuestra Isla libre de imposiciones no?

Related Posts

Recent Posts